CabelloySalud ® espera a que se carguen nuestros videos

Loading...

lunes, 11 de enero de 2010

Los cuidados capilares en el verano | Opinión del especialista Miguel Cisterna

Revista Buena Salud | enero 2010

* ¿Cuáles son los grandes problemas del cabello en el verano? La pérdida del film hidrolipídico, es decir la pérdida de la película formada por sebo y agua. Ya sea por exposición solar o por el aumento de la fricción entre las fibras capilares (cabellos).

* Además de los factores del verano, ¿la alimentación también puede debilitarlo?
Por supuesto, el cabello y las uñas son extensiones de la piel. Si presentamos una mala alimentación sabemos con certeza que se reflejará en una piel y cabello con falta de luminosidad, opaco, áspero, sin salud y estética.

* Antes de entrar a la piscina o el mar, ¿hay alguna medida que podamos tomar para reducir el daño?
Recomendamos proteger las fibras capilares y el cuero cabelludo. Este último no debería broncearse al mismo tono que logramos en el rostro. Aconsejamos utilizar productos que garanticen el mantenimiento del sebo y el agua en la fibra capilar. Lo cual le dará protección, mantendrá su peso y la masa capilar.

* ¿Cuáles son las sustancias que debe tener un producto para devolver al cabello la nutrición perdida?
Vitaminas, aminoácidos y un conjunto de minerales esenciales como el In, Mg, Cu, Ca y P, entre otros. Además un derivado del ácido glutámico presente en nuestro organismo PCA (Pirrolidona Carboxilato de Sodio) combinado con un aminoácido esencial (prolina), garantiza la hidratación, nutrición y fortalecimiento del cabello.

* ¿Son efectivos los productos con filtros UV?
Muy efectivos y necesarios para esta época del año.


* En verano, ¿conviene hacerse baños de crema o tratamientos con mayor frecuencia (Por ejemplo, más de una vez a la semana)?

Se deben realizar con mayor frecuencia, claro esta.
Debemos tener en cuenta elegir lo más adecuado a nuestra realidad capilar. El sobre-exponer productos en la fibra (pelo) no garantiza mayor protección. Debemos comprender que en la mayoría de las formulaciones de los productos actuales se utilizan surfactantes o tensioactivos que no son recomendables en exceso y pueden producir efectos indeseables.

* ¿Qué otros cuidados debemos tener en cuenta si además usamos secador y “planchita” térmica?
No abusar de ellos. Ya que para producir un cambio en la forma (morfología) del cabello es necesario la deshidratación.


* ¿Qué otros consejos puede darnos para tener un cabello sano y abundante?
Reitero que una dieta saludable. Hidratarse (ingerir agua). Utilización de productos correctos. Cuidar de no sobre-exponer el cabello a procesos físicos químicos (brushing, planchados-alisados, permanentes por mencionar a algunos). Peinarse con cepillos o peines antiestáticos que pueden ser de madera, hueso, fibra de carbono. Mejoran la calidad de nuestro pelo.


* ¿Cómo podríamos hacer en casa un tratamiento de reparación intensiva?

-Higienizar el cuero cabelludo con un Lavante-Shampoo que aporte sebo-regulación. "Distribuye si es necesario el exceso de oleosidad del cuero cabelludo hacia la fibra o pelo".
-Secar suavemente el cabello con toalla y no refregar para no dañar la cutícula.
-No usar calor seco (secador de pelo), por que si no abrirá la cutícula.
-Con la cabellera aún húmeda, aplicar productos ricos en miel y o aminoácidos.
-Mantener la cabellera envuelta con una toalla por 10 a 20 minutos.

-Enjuagar con agua tibia a fresca lentamente.

-Desenredar y peinar suavemente.

-Evitar durante ese día la exposición solar directa sobre el pelo.

Copyright Revista Buena Salud
Año 17 N 206

jueves, 7 de enero de 2010

Terapia intensiva para el pelo | La magia de la Tricología


Revista PARA TI | marzo 2000

"Mi trabajo es diagnosticar a través de la visualización del cuero cabelludo y la fibra capilar. La idea es que se lo pueda tratar en forma terapéutica". Cuenta el tricólogo Miguel Ángel Cisterna (30) que fue a Barcelona a estudiar Tricología, una rama de la medicina que estudia el pelo. "A través de un estudio profundo del cabello, la tricología puede saber como estas, si comes bien o si te higienizas apurada. Incluso la cantidad de horas que dormís. En cada consulta, se estudia la raíz del pelo, la medida de la densidad de la fibra capilar y de la médula del cabello, entonces, podemos empezar a hacer el diagnostico", explica Cisterna, quien hace 11 años se dedica a la salud del pelo. "Lo primero que se hace es tratar el origen del problema para luego hacer hincapié en lo estético. Una vez que se encontró la afección, se hace un tratamiento. Y, además, enseñamos pautas que sirven para darte cuenta si mejoras, empeoras o te mantenès estable. Si el problema es grave o de origen hormonal, derivamos el paciente a un endocrinólogo"

Edición Marzo - Nº4052
Copyright revista PARA TI. Todos los derechos reservados

El estrès y las dietas adelgazantes agravan la caìda del cabello


Revista YOU ARGENTINA | mayo junio 2007

Aunque siempre ha habido mujeres con alopecia, la calvicie ha sido fundamentalmente cosa de hombres. Pero algunos cambios en los estilos de vida pueden tener graves repercusiones sobre el pelo de las mujeres. ¿Habrá más calvas entre las mujeres del siglo XXI? De momento, no hay estadísticas al respecto, pero los especialistas advierten de que el estrés y las dietas adelgazantes pueden desencadenar o agravar la caída del cabello y conducir a una alopecia que, una vez instaurada, es difícilmente reversible.

Una cabellera normal, tanto en hombres como en mujeres, tiene unos 100.000 cabellos. Con esa dotación nacemos y con ella moriríamos si en medio no se interpusieran una serie de factores genéticos y ambientales que merman ese capital, a veces de forma dramática. Que caigan pelos al peinarse puede ser normal. Que caigan muchos puede ser el pasaporte hacia la calvicie. ¿A partir de cuántos? Los especialistas no se han puesto de acuerdo en una cifra. Pero si se pierden “cien diarios” conviene comenzar a ocuparse.

Al nacer, nuestro organismo tiene capacidad para tener entre 33 y 38 ciclos de pelo, y cada uno de estos ciclos tiene una vida media de tres años. Por lo tanto, si se siguiera esta secuencia nadie debería quedarse calvo antes de los 100 años. Pero si los ciclos se aceleran y en vez de tres años duran la mitad, se agotan antes.

La alopecia es un proceso hereditario en el que intervienen múltiples factores y genes. Desequilibrios hormonales, estrés o deficiencias en la nutrición pueden desencadenar el proceso en las personas que tienen predisposición a la alopecìa. Hay que distinguir entre dos grandes grupos: la alopecia androgenética (caída del cabello por una alteración hormonal en casos de predisposición genética) y el efluvio telògeno (pérdida de pelo como consecuencia de la dieta, de una enfermedad grave o como efecto secundario de ciertos medicamentos).

Según el Dr. Francisco Camacho, jefe del Departamento de Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología del hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla y autor del libro “TRICOLOGIA, enfermedades del folìculo pilosebàceo”: "El 20% de las mujeres españolas de entre 20 y 89 años sufre alopecia. De ellas, un porcentaje muy alto, especialmente en el grupo de edad de 16 a 29 años, siguen dietas de adelgazamiento y no ingieren suficientes nutrientes, como proteínas, ácidos grasos o ferritina. El cuerpo necesita estas reservas proteicas para órganos como la médula ósea, el pulmón o el hígado, y si no las obtiene de la alimentación, las toma del pelo".

En las mujeres de 30 a 39 años son más frecuentes otras carencias nutricionales, como la falta de biotinas, vitamina B12 o hierro. Además, cada vez hay más mujeres que no asimilan bien el hierro, por eso antes de seguir un tratamiento farmacológico contra la alopecia se debe optar por un régimen alimenticio hiperproteico rico en carnes rojas.

Hasta el año 2000 todos los tipos de caída del cabello se catalogaban como alopecia androgenética femenina. Hoy prevalece la clasificación de la científica americana Elise Olsen, que distingue entre alopecias precoces (las que aparecen antes de la menopausia) y tardías. En cada uno de estos dos grupos, distingue a su vez entre alopecias que presentan elevación de andrógenos y las que no. En los grupos de mujeres en los que están aumentados los andrógenos, el proceso de la enfermedad es similar al del varón. En las que no hay exceso de andrógenos se produce efluvio telògeno, con una caída paulatina y difusa del cabello.

"Una de las principales enzimas involucradas en la alopecia es la 5 alfa reductasa, que convierte la testosterona en dihidrotestosterona, hormona androgénica responsable final de la alopecia. El exceso de funcionamiento de esta hormona se produce desde el nacimiento, pero no se manifiesta hasta que no se desarrollan las hormonas sexuales, a partir de la adolescencia. La alopecia androgenética se produce porque hay una mayor sensibilización de los folículos pilo sebáceos a la dihidrotestosterona, y no porque haya un exceso de ésta" (1)

A veces, cuando el efluvio telògeno se cronifica, puede confundirse con alopecia androgenética, y se deben hacer pruebas diagnosticas diferenciales, entre ellas la medición del diámetro del cabello. En el efluvio telògeno crónico, que muchas veces aparece de forma brusca en mujeres de entre 40 y 60 años, los cabellos son más finos pero no alcanzan los niveles de los de la alopecia androgenética. Un cabello normal tiene un grosor de entre 0,055 y 0,085 milímetros, pero en la alopecia androgenética el diámetro es menor de 0,04 milímetros.

El estrés es otro de los factores que más se asocian a la caída del pelo. Sin embargo, los expertos insisten en que en la mayoría de las ocasiones lo que popularmente se conoce como alopecia de estrés no es otra cosa que un empeoramiento de una alopecia androgenética. La única alopecia científicamente admitida como alopecia de tensión o estrés es la alopecia areata, aquella que se produce por un choque emocional grave derivado de situaciones como la muerte de un familiar, una ruptura de pareja, problemas económicos graves y situaciones emotivas muy intensas.

Cuando el estrés es debido al exceso de trabajo o a un ritmo de vida excesivamente acelerado, son alopecias androgenéticas que se agravan por esta circunstancia, que produce un aumento de andrógenos en las glándulas suprarrenales" (2).

Pero la caída del cabello también puede deberse a un estrés físico, como la acción de los rayos ultravioleta. En 1996 se observó que entre los pacientes con alopecia había una serie de personas con zonas del cuero cabelludo al descubierto a los que se les caía todavía mucho más el pelo. Esto significaba que unos tres meses antes había existido un traumatismo. Se llego a la conclusión de que este daño se había generado por efecto de la luz solar, aunque no averiguaron el mecanismo por el que se producía este trastorno (2.1).

Otras investigaciones demostraron que el pelo actúa como una fibra óptica capaz de absorber la intensidad lumínica y transmitirla hasta el bulbo piloso. "Allí, los melanocitos actúan como micropilas y producen una reacción que provoca la caída del pelo" (2.2).

(1) Dr. Manuel Velasco, del servicio de Dermatología del hospital Arnau de Vilanova (Valencia).

(2), (2.1), (2.2), Trabajo del equipo de Tricología del hospital Virgen Macarena, dirigido por el Dr. Camacho y a un grupo de investigación alemán coordinado por el Dr. Ralf Paus.

(*) TRICOLOGO -DGEP de la "GENERALITAT de
CATALUNYA", BARCELONA
S -3865- N 0521
www.CabelloySalud.com
Tel: (54 11) 48 25 48 50 Beruti 2522 P 5 B
(1425) Capital Federal, Argentina


Edición Mayo/Junio 2007 - Año I Nº6
Copyright revista YOU ARGENTINA. Todos los derechos reservados.

Pelo: humectación, esa es la cuestión


Revista SOPHIA | marzo 2004

Esta comprobado: la relación entre los estados de ánimo e cabello existe. Y es mucho mas estrecha de lo que se cree. “Así como cuando un animal esta nervioso sus pelos se erizan, cuando un ser humano sufre, esto repercute en el cabello de distintas maneras: se vuelve inmanejable, pierde brillo, se cae”, explica el tricólogo Miguel Cisterna.

La tricología es la ciencia que tiene por objeto el estudio del cabello. Precisamente, una nueva teoría inglesa sostiene que, como el cabello es una extensión de la piel y su formación se inicia durante la gestación con tejidos que posteriormente pasan a formar parte del sistema nervioso, toda alteración emocional se nota en el cabello.

No obstante, Cisterna advierte que no solo por cuestiones emocionales se arruina el pelo. Sol. Viento. Mar. Tintura. Planchita. Permanente…A la vuelta de las vacaciones el pelo siempre es un problema. Está seco, quebradizo, se cae y, como estuvo tanto tiempo perpendicular al sol y se quemo el cuero cabelludo, hasta tiene caspa.

La solución esta al alcance de la mano, y no es otra que la hidratación: “Durante los meses de verano el cabello tiende a deshidratarse, pierde agua. Para peor, como la gran mayoría de la población tiene coloración, el sebo, que es lo que solucionaría el problema de manera natural porque cumple la función de lubricación, queda en la raíz y no se expande. Es fundamental utilizar productos de hidratación para recobrar el brillo y la textura original”, explica el tricólogo.

Los mejores productos son los que contienen extractos naturales de plantas orgánicas de cultivo intensivo (aloe, ortigas, malva, joroba, ginseng, maccassar, oliva y henna), y las ceramidas, ya que ayudan a regenerar las puntas florecidas. En la última feria de cosmética realizada en Bolonia (Italia), la gran protagonista fue, precisamente, la ceramida, que actúa penetrando en los espacios intercelulares, solidificando la estructura capilar. Se descubrió que es lo más parecido que existe al sebo natural.

Edición Marzo - Año 5 Nº37
Copyright revista SOPHIA. Todos los derechos reservados.

Pérdida natural del cabello


Revista Zona Vital | noviembre 09

La caída del cabello es algo a lo que le temen la mayoría de las mujeres, es necesario comprender y aceptar este evento como parte del ciclo de la vida, por eso Zona Vital entrevistó al tricólogo (técnico capilar) Miguel Ángel Cisterna, del Centro Argentino del Diagnóstico Capilar "CABELLOySALUD".

Qué factores producen la caída del cabello en la mujer?
En general las mujeres comienzan a perder el cabello en tres momentos clave: en su desarrollo sexual, en el post parto cuando la mdre amamanta y en el climaterio, que es cuando a la mujer se le retira la menstruación. La caída natural del cabello, entonces, se da en diferentes edades como son la adolescencia, la amplia franja en la que una mujer puede ser mamá y en la etapa de la menopausia, que cada vez ocurre antes. Esto está directamente relacionado con las hormonas que tenemos en el cuerpo. La mujer no tiene pérdida del pelo salvo cuando su progesterona y estrógenos bajan o se modifican.

Cómo se puede prevenir?
La caída del cabello tiene mala prensa, pero en realidad es algo natural en los mamíferos. Básicamente lo que hay que entender es que es necesario modificar ese pensamiento, porque por ahí como se caen 100 o 120 pelos luego se reponen y no es necesario hacer nada. Importa mucho la información que tenga esa persona y un diagnóstico específico para ver si el organismo responde de forma acorde a la caída.

Es una cuestión de entender y aceptar entonces?
Los humanos vivimos en una presión constante con respecto a la imagén. Muchas veces pasa que aquel que tiene el pelo enrulado quiere tenerlo lacio y viceversa. Lo mismo con las tonalidades del cabello. La caída del pelo es algo que acompañó al ser humano desde sus orígenes y desde la antigüedad se le ha dado al mismo un valor agregado para nuestra personalidad. Hay que discernir lo que es natural, la caída, la cronología, el envejecimiento, que nos va a ir acompañando a lo largo de nuestra vida y por el cual si lo entendemos no vamos a sentir que tenemos poco pelo, sino que vamos a tener una mejor relación con él. La caída es algo cronológico, que va a suceder y no por eso hay que asustarse, pero tampoco despreocuparse y no hacer nada.

Qué se le explica a una mujer cuando va a una cita para tratarse el cabello?
Hay que sentarse con la persona, contarle lo que vemos y expresarle cuáles son las cosas que se saben y cuáles no y sumarla al proyecto de cuidarse el cabello y su salud, pero empezando siempre por algo interno hacia afuera. Hay que pensar que por esa presión que recién decía, las mujeres se hacen alisados con formol, se hacen brushing excesivamente con aparatos a altas temperaturas o se los deshidrata para cambiarle el color. Lógicamente a cierta edad no podés darle a tu pelo los mismos vaivenes que a los 20 años y a ese cambio en la profilaxis me refiero.

Nota especial Zona Vital por Leandro Ros
Octubre noviembre 2009

Copyright Revista Zona Vital